¿Sigue el Trabajo Social ligado al asistencialismo?


¿ES EL TRABAJO SOCIAL ASISTENCIAL?

¡Ya NO!. En tiempos pasados surgió como una necesidad social, donde se cubrían las necesidades más básicas de comida y alojamiento, principalmente. Nació en el contexto de fuertes cambios sociales acelerados que propició la Revolución Industrial.

Hagamos una breve referencia a la historia del Trabajo Social, donde encontramos pioneros ingleses a través de la Charity Organization Society (COS) o a Toynbee Hall y el movimiento de los Settlements (asentamiento), y la Hull House que fundaron Jane Addams y Ellen Gats Star en Chicago, que llevaron a cabo un proceso de ayuda organizada, donde proporcionaban formación en la búsqueda de empleo o escuelas de adultos, “ con el objetivo de proporcionar mejores condiciones de vida y no enquistar a las personas en la simple dependencia de la caridad ”.

https://www.unir.net/ciencias-sociales/revista/historia-trabajo-social/

Con esta publicación no vamos a decir nada nuevo que no sepamos en el ámbito del trabajo social. Si bien, es cierto que, el tiempo pasa y seguimos escuchando de manera directa e indirecta lo mismo sobre el trabajo social, su carácter asistencial. La disciplina sigue muy ligada a la caridad, beneficencia, asistencialismo, voluntariado y gestión de ayudas.

El trabajo social se desarrolla en todos los ámbitos y no solo en aquellos que presentan dificultades económicas o necesidad de ayudas sociales.

El trabajo social trabaja para y con las personas, independientemente de la clase social o estatutos económico que se posea; a día de hoy, se sigue creyendo que esta disciplina trabaja con los pobres, con la gente que no tiene dinero y que quita niños. Estamos muy equivocados si seguimos pensando de esa manera; quizá es momento de abrir la mente y pensar que existe trabajo social más allá del asistencialismo.

Desde hace tiempo nos surge la duda, ¿ por qué mucha gente con renta media-alta no acude a los servicios sociales ni a un trabajador social?, ¿por qué personas con unos ingresos aceptables no acuden a un trabajador/a social?. La respuesta más recibida es….tachan…..”porque eso es para gente que no tiene dinero”. Como hemos mencionado con anterioridad, seguimos anclados en ese pensamiento y es... ¡FALSO! . ¿Nos hemos parado a pensar en la gente que tiene un estatus económico alto y en sus necesidades sociales?, ¿cuántas personas tienen de todo y se sienten solas?, ¿cuánta gente tiene problemas familiares, a pesar de ser personas de éxito?. El tema social es un tema delicado y un tema difícil de entender para las personas ajenas a este ámbito; aún así, no deja de sorprendernos el desconocimiento que existe hacia esta disciplina y la gran capacidad de ayuda, atención y acompañamiento que desempeña. Quizá, la falta de conocimiento llega de la mano de la inmediatez en la que vivimos hoy, donde queremos todo de manera rápida y más pronto que tarde. La intervención social que realiza el trabajo social no es inmediata, trabaja al ritmo de la persona para lograr el cambio social en la misma, cambio que no se produce a través de la caridad y/o beneficencia. Si rescatamos parte de la definición de consenso que se aprobó en Melbourne en 2014, decimos que el Trabajo Social “ promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas” . (International Federation of Social Workers, 2014).


Alicia Berlinches y Gema Cámara. Social | Med. Despacho de Trabajo Social Clínico

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo